Caja nido para murciélagos

Caja nido de madera para albergar murciélagos.


zoomable

Origen:

Caja nido para murciélagos

Caja nido de madera para albergar murciélagos.

Pack
Ref: F001
Disponibilidad:
19.00 € IVA incluído
uds.
-
+
Entrega: 24 a 48 horas

Caja nido para murciélagos arborícolas, tanto urbanos como semi urbanos o de campo.
La madera trasera está toda ella tallada de forma que los murciélagos puedan acceder a su interior cómodamente y colgarse con facilidad. Se recomienda colocar en la pared de edificios, en árboles o en muros. Los murciélagos son muy beneficiosos para el ser humano por la gran cantidad de insectos, sobretodo mosquitos, que ingieren a diario (más de 600 en 1h). Además es también un gran depredador de algunas especies de mariposas nocturnas, como la carpocapsa, consideradas dañinas para los agricultores y hortelanos y la de la procesionaria, que tantos daños está causando en los últimos años (ver control de plagas biológico). Colocar de 3 a 5 m de altura, orientada hacia el SE o SO, evitando el N a ser posible y los bosques muy densos.

Características principales:

  • Fabricada en madera de pino macizo con certificación PEFC (explotación sostenible de los bosques) de 16 mm de grosor.
  • Tejado con una ligera inclinación para evitar acumulación de agua.
  • Las maderas están unidas entre si mediante tirafondos (no clavada), dándole una mayor solidez.
  • La base lleva dos agujeros de drenaje y la tabla trasera otros dos para poder sujetarla con facilidad.
  • Peso: 1,5 kg
  • Medidas: alto 35 cm x ancho 20 cm x largo 22 cm
  • Especies que la ocupan: murciélago común (pipistrellus pipistrellus) murciélago de cabrera (pipistrellus pygmaeus) y murciélago de borde claro (pipistrellus khulii) principalmente)

Todas las cajas nido y comederos de madera de Garden Birds están fabricados con pino certificado PEFC o FSC. La calidad y resistencia del pino hace de éste una materia prima ideal para la construcción de nuestros productos. Con el paso del tiempo la madera pierde su aspecto inicial volviéndose más oscura y perdiendo matiz. Para que se mantenga uniforme durante más tiempo recomendamos darles una protección extra. Para ello os recomendamos el aceite de linaza o bien un barniz ecológico. A parte de mantener la estética exterior, alargaremos más años, si cabe, la vida de la caja nido o comedero.

Mantenimiento
Los comederos, a parte de una limpieza periódica, poco mantenimiento más necesitan. No así las cajas nido a las que debemos prestar algo más de atención para que no pierdan efectividad. Por regla general debemos seguir esta pauta:

  • Colocar en otoño (ver el apartado “Donde y como colocar las cajas nido”): de esta forma se acostumbraran a su presencia y es muy posible que la utilicen como cobijo en días fríos y lluviosos.
  • Revisar a finales del invierno: la mayoría de los pájaros que ocupan oquedades empiezan a construir sus nidos en primavera. Por ello debemos comprobar que la caja está limpia y lista para ser ocupada. ¡Cuidado no se haya instalado algún avispero!
  • No molestar en época de cría: durante los meses de abril-junio se lleva a cabo la cría. No es aconsejable abrir la caja en esta época. Las molestias ocasionadas podrían hacer peligrar la puesta. Es mucho más gratificante ver con unos prismáticos como los padres entran y salen de forma constante llevando alimento a los pollos. Si queremos ver a los pollos en el nido, podemos optar por una caja nido con cámara.
  • Nueva revisión y limpieza a finales de verano: finalizada ya la cría, procederemos de nuevo a limpiar la caja. En el nido encontraremos excrementos y posiblemente algún huevo infértil sin eclosionar.  Retiraremos el nido, limpiamos un poco, revisamos que no haya sufrido ningún deterioro significativo y lista. Recordar hacer una nueva revisión a finales de invierno.

Los murciélagos, aunque vuelan, no son aves, sino mamíferos, por lo que no hacen nido. Utilizan las cajas nido como refugio durante el día y sobre todo para la cría. El murciélago más abundante es el pipistrellus pipistrellus, (murciélago común o enano). Tienen una sola gestación al año de la que saldrá habitualmente una cría, a veces dos. Lo curioso de ello es el modo en que se lleva a cabo el proceso. Las hembras entran en celo en otoño pero no ovulan hasta la primavera, reteniendo los espermatozoides en su interior hasta después de la hibernación.

Es en este momento, ya en primavera, cuando las condiciones son más propicias para llevar a cabo la ovulación y la fecundación, y seguidamente la gestación. Los quirópteros (murciélagos) son los únicos mamíferos que llevan a cabo esta peculiar forma de procreación.Las cajas nido les son de gran utilidad en la época de cría ya que permanecen seguros dentro de ellas mientras crece su cría, agarrada a su pecho con sus fuertes dientes. A los pocos días ya son capaces de colgarse de las patas por ellas mismas.

¿Sabías que existen cerca de 980 especies de murciélagos, que pueden tener una esperanza de vida de más de 20 años y que son unos grandes consumidores de mosquitos?